La estrella

estrella-vieja--644x362

Sujetaba su mirada con pinzas de colgar esos trapos que ya nadie aprovecha. Tras la cortina, se escondía una noche recién pintada. Eric la perseguía con sus pupilas dilatadas por la oscuridad de su habitación. Una estrella brillaba más que el resto, o eso le parecía desde el ángulo en el que observaba el firmamento. Se sentía un poco decepcionado consigo mismo. No había tenido un buen día y la carrera de relevos en la que participó, le había hecho quedar como un principiante ante los ojos de Lucía, la hermana mayor de su amigo Tomy.

Cerró los parpados apretando fuerte y sin perder de vista la estrella que había memorizado en su atormentado cerebro, deseó que ese día no hubiese pasado. Empezar de nuevo tratando de esquivar los errores cometidos, era un pensamiento recurrente en su recién estrenada pubertad. No se le daba nada bien esto de salir del cascarón y enfrentarse a un mundo nuevo, lleno de acné, instinto sexual incipiente, transformaciones corporales varias y competiciones de popularidad en un instituto que le había acogido con pocas ganas, o eso solía pensar, debido a las reacciones de algunos alumnos que decían llamarse compañeros de clase.

Tenía ganas de llorar, pero su orgullo cerraba con decisión las compuertas a ese río de lágrimas que amenazaba con desbordarse. Con resignación, dejó caer la cortina para que su propio peso la devolviese a su posición de origen y se tiró en la cama. Miraba el techo pensando en todo y en nada a la vez. Una mancha de humedad se reflejaba en el cristal de sus gafas. Tenía la extraña forma de un una chuleta de sajonia, pensaba Eric, recordando el almuerzo del lunes. Pensó entonces en todo lo que había ingerido ese día, retando a su memoria remolona a no dejar ni las migas más insignificantes. Una porción de pizza de peperoni, un par de vasos de zumo de pomelo…. Mientras lo hacía, se evadía de sus preocupaciones. Estaba dudando en la cantidad precisa de uvas blancas que tenía el racimo que había escogido como postre, cuando empieza a sentir cierto grado de humedad en su mano derecha. Chester, que se había despertado de su quinta siesta del día, relamía con fruición sus dedos como tratando de transmitirle su punto de vista canino y proferirle el grado de tranquilidad que necesitaba para conciliar el sueño. Sonrió al sentir que le importaba a alguien, aunque formase parte del reino animal y como compensación, se levantó a ponerle un poco de comida seca en su plato de porcelana y rellenar su otro recipiente con agua fresca de una botella que se había subido de la nevera. Chester enseguida centró toda su atención en su cena. Había necesidades básicas que era imposible ignorar.

Eric volvió a la cama y optó por leer un rato. Retomó “El guardián entre el centeno” por donde le indicaba su marcapáginas de Spiderman. La lectura lo abstrajo por un momento de su presente, pero al cabo de dos páginas, el sueño hizo mella en su agotado estado de ánimo.

La noche avanzó deprisa, de puntillas, con un sigilo descarado.

Julia besó su rostro perlado por el sudor. Eric estaba totalmente empapado y con la ropa puesta. Su madre se preguntó por qué no se había desnudado para dormir. Estaban en pleno julio y esa semana, habían pronosticado una ola de calor. Mientras su único hijo se desperezaba, ella descorrió las cortinas para dar paso a los primeros rayos de sol. Tenía que ir a clases de refuerzo y como siempre, llegaría tarde.

Eric, vamos, ¡¡¡Levántate!!! — le ordenaba empezando a perder la paciencia.

Ya voooy mamá…

—Hoy te dejaré un poco de pizza de peperoni para comer. He comprado uvas también, tienes que comer algo de fruta hijo ¿me lo prometes?

—Siii —asintió Eric mientras extraía distraído una legaña de su ojo izquierdo.

Al cabo de unos segundos, un resorte se activa en su adormilado cerebro y le hace tomar conciencia de la casualidad, entre otras cosas, porque su madre si en algo destacaba, era en una estricta organización y jamás repetía un menú.

—Mamá… ¿qué día es hoy? —preguntó incrédulo.

—14 de julio hijo, el día en que como no te levantes para ir a clases te patearé el culo ¿me oyes? — le levantó la voz apremiándole — Tienes tus cosas de natación en el salón para cuando vuelvas a comer. Intentaré salir pronto del trabajo para verte competir ¿de acuerdo?

Eric se quedó blanco al tiempo que se levantaba de un impulso. Tendría otra oportunidad para deslumbrar a Lucía y esta vez no podía fallar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s