Relojes olvidados

1328786464617

Es tiempo de empaparse de nuevas ideas refrescantes, de sudar la gota gorda mientras el sol cambia de postura para no dormirse en los laureles, de reír con la satisfacción de haberlo hecho medianamente bien durante el curso, de jugar con sombras chinas en la pared de esa habitación abrasada por un julio castigador, de soñar con lujosos iglús en Laponia, de beber buscando la hidratación extrema, de abusar del Fujitsu tanto como lo permita cada economía doméstica, de termómetros con fiebre, de quemaduras de tercer grado en la piel, de melanomas malignos por falta de prevención, de escribir evitando el calentamiento global del portátil, de cuadernillos Santillana, de academias de verano, de campamentos con pedófilos, de orgullos homosexuales en general y lésbicos en particular, de ciudades vestidas de arco iris, de emborracharse hasta la extenuación, de bailar, de cantar, de elevar la promiscuidad a niveles superlativos, de la operación bikini aprisa y corriendo y la operación salida colapsando autopistas de asfalto imposible, de motos y descapotables prohibitivos, de largas caravanas de coches en punto muerto, de apartamentos en propiedad horizontal, de hoteles de aforo completo y spas a pleno rendimiento, de falsas jornadas intensivas, de departamentos desiertos, de rebajas de precios hinchados como las varices de una menopáusica, de aglomeraciones consumistas en terrazas acondicionadas con chorros de frescor pulverizado, de luchas tempranas por la primera línea de playa, de helados en todas sus modalidades, de orillas de mar convertidas en sepulturas de melones y sandías, de sombrillas superficiales que levitan con la mínima expresión de brisa costera, de menores desprotegidos de la tutela efectiva de sus padres, que gritan y se pierden y juegan a ser arquitectos de castillos y fuertes endebles que no resisten el primer golpe de mar, de ancianas que permanecen varadas en toallas de estampado infantil, mientras sus carnes se maceran en abundante leche solar, de top less, de depilados y depiladas que lucen palmito y músculo trabajado metódicamente, de lecturas light, de pareos que camuflan incipientes lorzas de piel y magro, de medusas al acecho flotando en caldos cristalinos, de compota de algas que da grima pisar, de tumbonas ergonómicas y colchonetas hinchables de formas cómicas, de ligones de playa sin miedo al desplante con falsas expectativas, de lycras de lunares y rayas, de estampados atrevidos, de distribuidores ilegales de bebida, de arena en los bolsillos, de salitre en la piel, de rubor en las mejillas, de barquillos y patatillas, de furtivos con arpón, de pescaito en el chiringuito, de olivas con manzanilla y de cantidades vergonzosas de cerveza helada, de salpicón, de ensaladas camperas, de islas con campings de población multiracial e islotes olvidados, de paseos en barco de vela y travesías en yates de lujo para tomar el sol en popa, de excursiones al campo con manteles de cuadros simétricos y perros que ladran mientras corren por su liberación urbana, de inmersiones en piscinas recreativas municipales o privadas, de bautizos submarinistas y rutas programadas por arrecifes de coral, de turistas hambrientos de ocio, cultura y gastronomía, de deportes de riesgo y actividades al aire libre, de barbacoas, de canciones tontas pegadizas, de programas chorras de televisión, de escasez de noticias relevantes, de bares en los que el incremento de plantilla indica la estación en la que nos encontramos, de áticos chill out, de fiestas ibicencas y restaurantes temáticos, de relojes olvidados, donde el tiempo parece pararse en cada lugar del planeta. Es cuando el sol aprieta donde el tiempo se detiene.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s