Cuando el cazador se convierte en presa: VERSIÓN ELLA – por Virginia Figueroa

image22s—¡Desde aquí hay unas vistas cojonudas de la ciudad, Leo! — le digo mientras expulso una bocanada de espeso humo que inunda la alcoba de un fuerte aroma a hierba.

—¿Leo? —repito retándole con mis pupilas que llevan dilatadas desde la cena. —¡Joder! ¡Ya le ha dado el bajón!… ¡No sé por qué siempre termino con novatos! —me quejo suspirando y volviendo la vista al frío de una noche que me había prometido sexo y drogas sin límite.

El silencio que se respira en esta colina se interrumpe con algo que me hace asomar medio cuerpo por la ventana.

¡Hostia puta! ¿Qué coño es eso? —grito mientras frunzo el ceño para enfocar lo que se acerca por el aire.

Un helicóptero se aproxima al castillo iluminando la explanada de tierra justo antes de la cuesta que lleva hasta el portón principal. Distingo cómo se baja de él una persona y se dirige a paso rápido hacia aquí. ¡Es un SEAL! Un puto Navy Seal de los que trabajan para mi padre, me quejo rabiosa. ¿Es que no puede dejarme tranquila disfrutar de mis 21 años ni en vacaciones?.

Estoy mareada por el efecto de la marihuana, pero tengo que despertar rápido a éste para que me ayude.

—¡Joder, Leo!, ¡Despierta de una puta vez! —le espeto zarandeando su cuerpo con fuerza.

—¿Qué pasa tía? —se queja intentando acordarse de mí.

—Vé abajo, tenemos visita. Creo que es un vendedor de enciclopedias que viene a tocar los huevos.

—¿Qué?, ¡Tú lo flipas, Holly! ¿Qué hora es?

—La hora de que bajes tu puto culo a la entrada principal y hables con ese tipo para que se pire…—le ordeno malhumorada.

Consigo que vaya sólo por no seguir oyéndome, mientras me visto a toda prisa y paso el doble cerrojo a la puerta atrincherándome en la habitación. No pienso ponerle las cosas fáciles a ese esbirro militarizado de mi padre, le odio a muerte, por mucho que sea el vicepresidente de los EE.UU.

Aproximo mi oreja a la madera y oigo como unos pasos firmes suben la escalera y se paran al otro lado.

—¡Ni se te ocurra reventar la cerradura, pedazo de cabrón! Estoy desnuda y no pretenderás llevarme así ante mi padre, ¿verdad? —le grito irritada buscando posibles escapatorias. —Vé a recoger mi ropa a la habitación del fondo, está sobre una silla al lado de la ventana. Y no olvides mis bragas rojas, sin ellas no me iré de aquí.

Mi plan parece funcionar, porque al cabo de unos segundos oigo como se aleja mi enemigo por el corredor murmurando entre dientes. Abro con sigilo la puerta, armada con una antorcha apagada que localizo en una de las paredes y me echo a correr en dirección a la escalera lo más rápido que puedo. A la vuelta de la esquina me agazapo a esperar que venga, me ha oído, seguro.

Cuando sus pasos me indican que le tengo a escasos centímetros cierro los ojos fuerte y le golpeo con todas mis fuerzas en la cabeza partiendo la antorcha en dos. Veo como cae rodando por la escalera. No se mueve. ¿Me lo habré cargado?, me pregunto mientras bajo para sentarme sobre su cuerpo desplomado y le ato las manos con mis cordones. Lo envolveré para regalo para que mi puto padre se lo lleve a casa, mascullo concentrándome en hacer un resistente nudo marinero.

Al cabo de unos minutos noto como el SEAL va recobrando el conocimiento bajo mis piernas.

—Dios… ¿qué hora es?—me pregunta dolorido.

—¿Perdona? —me extraño intentando comprender por qué se preocupan todos hoy de la hora.

—¿Puedes decirme cuanto queda?

—¿Cuánto queda para qué?

—Mira mi reloj y dime cuanto queda —me suplica.

—23 minutos, ¿por qué? —empieza a intrigarme.

—Porque tengo una cita.

—Jajajajajaja, ¿te has ligado a alguna súper mujer de algún cuerpo de élite? —le digo perdiéndome en el vaivén de sus pectorales.

—No, he quedado con la propietaria de “Bookids”, una librería de cuentos para niños.

—Joder… ¿En serio? ¿Ahora?— interrogo con recelo.

El asiente y no puedo evitar conmoverme ante esos ojos que me miran suplicantes, así que le desato, soy una blanda.

—Está bien…, se acabó el juego. —añado entregándole mis muñecas en señal de rendición.—¡Llévame de nuevo al hotel con el viejo! Sólo a mí me podía pasar esto, tropezar con un SEAL sensible.

Nota: Escena 17 Literautas: El castillo. Versión femenina del mismo relato.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s