jhshhgahllhglahgirigjajirjibajaógjfjjvl

tumblr_mjf681xlNw1s5co9vo1_500_largeUna promesa que titubea ante una espalda libre de obstáculos es lo que separa mi inocencia de tus ganas, mi arma de defensa ante una lengua que ha caído en la tentación de jugársela sin riesgo.
Es el sonido de tu risa el que rellena mis huecos de placer y busca cosquillas en un alma a prueba de todo y de nada. Yo me quedo sin excusas y tú, sin más argumentos que esos poemas mudos que me recitas con la piel.

Te acercas despacio, con el sigilo de una noche que todavía no tiene sueño porque se ha quedado dormida sin querer en el sofá. Tu tibio aliento acaricia mis oídos y con ello, se propaga esa sensación húmeda de necesidad que resbala entre mis piernas. Has llegado a mi sur con ese exceso de tacto que te hace perder a veces, pero que para mí tiene todas las de ganar y decides que ese es el lugar donde quieres verme morir, sin más límites que un aguante que descubres infinito pero irresistible. Me coses a besos como si mañana no estuviese en tu agenda y a mí me acojona rozar el cielo tan pronto porque tengo miedo de que este cuento se haga un esguince y mis fantasías necesiten reposar.

A fuego lento mi cuerpo se separa del rubor de tus mejillas y deja que tus manos lo lean en una especie de larga caricia sin comas. Mis pupilas se han quedado sin salida, prisioneras de un final tan obsceno como embriagador que no quieren perderse por nada. Y… me dejo llevar por ese caos que seca mi garganta hasta el nivel de grieta, mientras observo como tu cabello se retuerce en complicados remolinos de éxtasis porque somos uno otra vez.

Anuncios