Por ti, Madrid.

madrid

Rebusco razones en verso

para venderte una ciudad que enamora,

de esas, en las que está permitido soñar despierto

y mirar a la luna con ojos de gato pardo sin temor a quedarse ciego.

Sé que te cuesta pensar que puedas encontrarte entre sus calles,

que sin buscar tropieces con esa sonrisa que te viene al pelo

y con esas piernas tan largas como sus noches sin estrellas,

pero te diré también, que aún teniéndolo todo,

Madrid no tiene nada si no estás entre sus ruidos,

entre la marea de corazones huérfanos que caminan de su propia mano,

entre vagabundos descalzos y sus serpientes de asfalto.

Te prometo que no habrá más humo en mis intenciones

que el que desprenda el tráfico en hora punta,

porque ya no merece la pena vivir del cuento

ni de las pocas rentas que me dan tus mentiras a medio vestir de verdad.

También te digo, que sus amaneceres son pequeñas joyas por las que compensa pecar,

que el tiempo no pasa a su lado, sino que se detiene a silbarle desde la otra acera,

y que sus jodidas noches son orgasmos vestidos de neón,

que te seducen hasta tu completo desarme

y entonces estás abocado a entregarte a ellas sin remedio.

Llámame loca por soñar que algún día vendrías,

por pensar que el destino estaba de mi parte esta vez

aún siendo el enemigo a batir por mis creencias.

Llámame tonta por pensar más de la cuenta

y vestir de peonza las decisiones que debí tomar,

yo tampoco me atreví a cortarme las alas

porque sin ellas ya no puedo volar

y entonces de Madrid al cielo perdería todo su sentido.

Le pondría tu nombre a todos los meses del año,

porque verte sonreír es la manera más bonita

y menos cruel de perder el tiempo.

Y ya no importa que llueva o nieve,

que haga frío o extremado calor,

ya no mido las estaciones en segundos

sino en cervezas que beber a tu lado.

Lo que me preocupa ahora del reloj de ese km cero

es que corra en dirección contraria a tus piernas

y que deje de apasionarme decidir que ponerme por las mañanas

pensando en que me lo quitarás por las tardes.

Me apetece perderme para volver a encontrarme contigo,

porque tengo miles de planes pendientes

para ahogarnos en la espuma de esta ciudad sin mar

pero con demasiados bares,

que ha sabido enamorar a todos menos a ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s