Mi nido vacío

síndrome-nido-vacío

Aunque me vuelves loca aún estando en mi sano juicio,
no puedo pasarte de página, ni cerrar el libro.
Aunque no tenga motivos que seduzcan mi flaqueza,
ni más razones para naufragar entre mis propios miedos
que canciones para continuar remando hasta la orilla,
no puedo dejar de pensarte ni un segundo.
A pesar de carecer del menos común de los sentidos
y de porqués razonables a cuestiones inexplicables,
no puedo vivir sin el sabor de tus promesas,
de tus vagos intentos de no perecer en un océano
repleto de caricias mojadas y besos que saben a menos
cuando su sonido se pierde entre las rocas.
Ahora que sé lo que es tener el síndrome del nido vacío,
de una soledad regalada que no se asusta ante nadie y ante nada,
de un corazón que late tan despacio como mis recuerdos y
que ríe el último porque no quiere ser el primero en tus descartes,
de unos pulmones que se cruzan de brazos para no echarte de menos
y de un pecho sin dueño que reclame su propiedad,
vengo a darte tu respuesta, tu argumento, tu motivo,
vengo a darte la razón para que puedas seguir sintiéndote vivo
y es mi SI lo que buscabas y es mi SI lo que nunca te negaré.

Anuncios

El secreto de tu risa

cute-love-own-smile-Favim.com-348536_largeEsta mañana me pregunté cómo sería la partitura de tus carcajadas
y dónde podría rozarte para interpretar cada amanecer ese bonito despertar.
Me he propuesto no volver a tocar fondo sin haber besado de verdad tu techo,
comerme de dos en dos las nubes con palillos chinos
y dejar de pensar que esto es más sencillo que enredarme entre tus cabellos.

Nací con alma de poeta y cuerpo de condena dulce
y es mi sino esculpir arrugas en tu rostro
y evitar que la melancolía caiga en cascada por tus mejillas,
sobre todo cuando piensas que está todo perdido
y tus ojos se resguardan de los míos porque hay amenaza de lluvia.

Hoy mi tacto se conforma con desnudarte despacio,
con mirarte lento como una caricia cuando no existe consuelo,
se plantea leerte las claves para erizarte la piel en segundos
y tropezar una y otra vez con tu cuerpo sin pudor
hasta que te falte aire y a mi me sobre vida.

Mi presente será tu mañana pero toda la vida es ahora

LINEA11He arañado mi voz, hasta poder saciar tus ganas de mí,
porque un segundo entre tus piernas es como rozar lo imposible con los pulgares.
He respirado con las pocas ganas que me quedan en el bolsillo,
porque te has llevado mis pulmones y me has dejado sin cambio.
He improvisado, ciñéndome a la cara B de mi conciencia,
porque el destino se empeña en hacerme conducir en dirección contraria a ti.
He cazado sueños al vuelo, para ampliar mi colección de quimeras,
porque cuando planean a ras de tierra son objetivo fácil y no me conformo con poco.
He recalado en tu memoria como un buque insignia sin bandera,
porque no hay escuadra de valientes capaz de seguir de cerca mis impulsos.
He vivido ésta y cien vidas más buscando el pecho perfecto en el que morir,
porque hay días en que es mejor apagar los ojos y olvidarse del mundo sobre caliente.
He encontrado, entre miles, la sonrisa que encaja en el puzzle de mis labios,
porque cuando se está ante lo evidente no hace falta seguir buscando.
He colocado mis cartas boca arriba sobre una mesa para dos,
porque según Machado “hoy es siempre todavía” y no quiero perder mi apuesta.
He jugado al recuerdo con las cicatrices de tu carencia,
porque, en mi presente, ya no estás ausente y detesto la lluvia sobre los charcos.

Estado de necesidad

imagesOBLYL1ZE

Voy a contar los segundos que me separan de tu ausencia
y recordar que el tiempo ya no se mide en suspiros,
ni la distancia en pisadas arrepentidas, cobardes o suicidas.
Pasaré las horas tontas que me alejan de tu abrazo,
esquivando los mordiscos que tu necesidad dé a mi impaciencia,
a mis ganas de restar centímetros a tu aliento
para poder bebérmelo de un sólo trago y saciar mi sed.
Voy a ir tejiendo cientos de sueños con la soga que nos une
porque aunque hemos jugado a estirarla al máximo
nunca se ha llegado ni a romper ni a ceder lo más mínimo.
Cada palabra que escribo me sabe a ti,
a esa necesidad que siento por dentro y me quema,
a esa adicción que aún siendo tan adulta,
no quiere dejar de jugar a ser la más niña
porque no hemos perdido la ilusión, las ganas de jugar,
ni las ansias de vivirlo todo de un sólo golpe.
Cada gesto que te imagino lleva tu aroma impreso,
una fragancia que me ha eclipsado la razón,
el pensamiento
y esas ideas de adolescente imprudente
que han fecundado mi cordura con más pros que contras.
Soy la fuente de tus pecados sin redención,
del secuestro innegociable de tus pupilas
que no son más que rehenes de mi deseo
en un país de melena rubia y caderas anchas,
dónde no existen reglas, ni tributos,
y dónde el toque de queda se ha impuesto a tu risa.
Voy a empezar por echarte de menos
porque sé que nunca te tendré de más,
y a buscar a tientas la comisura de tus labios
para saber dónde va a empezar a apagarse mi día
y a desnudarse mi noche.
Ahora siento que ha llegado el momento,
que tu boca es ese tren que no puedo perderme por nada,
la vía que me llevará a ese lugar desconocido pero encantado,
esa estación caliente que me sonríe cuando mezclamos salivas
y en la que bajarse ya no es una opción. Es mi único deseo.

Sonrisa de trapo

muneca-de-trapo1

A ti, que me has presentado la vida a besos,
y que con tus huesos fuiste mi nido,
mi lección por aprender,
mi castigo.
A ti, que me has dado y me das el ejemplo
y me quitas la razón cuando me creo invencible,
que con tu sonrisa de trapo
haces mil trizas del miedo
y de la tristeza poemas de amor.
A ti, que conviertes los lunes en domingo
y las piedras a la espalda en simples granos de arena,
que tu verde siempre es esperanza
y tu cielo nunca se oculta del sol
bajo capas de densa niebla.
A ti, que meces con experiencias
mi mente a medio peinar,
y con el sentido más común
conduces mis impulsos por el camino menos malo.
A ti, que con tu lógica aplastas
una inmadurez que no consigo desenfundar
porque me ves ir antes de que dé el primer paso
y porque en esto de vivir
cuando yo voy,
tú ya has vuelto varias veces.
A ti, que eres capaz de lamer mis heridas
aún antes de haber luchado
y curar mis cicatrices sin dejar apenas marca.
A ti, que sabes que la palabra amor
es la entrega del todo por la nada,
el primero de los sentidos
y no el sexto,
el oficio más placentero
pero el menos remunerado a veces.
A ti, que haces con un abrazo
lo que la primavera con los cerezos
y con una pequeña caricia
borras de mi mapa los malos sueños,
porque conviertes lo amargo
en algodón de azúcar
y lo imposible en cotidiano.
A ti, que fuiste mi origen y mi rutina,
mi medicina,
mi solución en los momentos de bajón
y esa paciencia infinita
que acunó mis llantos de niña.
A ti, que me has hecho ser quien soy hoy
y me has moldeado desde mi infancia,
te dedico estos versos ahora,
para poder decirte desde la distancia
que no hay madre como tú.

Olvidarás tu nombre

ueueu

Cuando tu voluntad

deje de poner excusas a mi tentación

y se desnude con las prisas

y sin las pausas de quien bebe

sin sed pero con ganas de olvidar,

recordarás todos los por qués

de una vida que no mereces.

Cuando mi lengua se rinda

ante el sabor de tu tacto…

olvidarás tu nombre.

Cuando surque con mis yemas

ese mar salado que traduce

en líquido tu deseo,

olvidarás

que tienes menos razones para no perderte

que para dejarte ir.

Cuando cada uno de mis besos

enciendan la luz de tu penumbra,

y tu cuerpo devore mis centímetros,

olvidarás que algún día

fuiste pasto de cobardes

y que en horizontal nunca debe haber guión.

Cuando el invierno

que tienes entre tus piernas

me invite a la primera copa,

y se desvanezca su gélido rostro

con el calor de mi aliento,

sabrás que ahora eres esperanza

pero que hubo un tiempo en que te llamaban soledad.