El último suspiro

sara

Hoy me abrazo a ti como a ese último suspiro
que te deja la garganta seca si no tragas rápido.
Te abrazo para sentir de cerca como te desvaneces
en este aire poluto que fue mi droga tantos meses,
que incluso mi memoria es capaz de perderse y no volver.
Me fundo en ti y en esa luz verde
que alumbró mis desvelos en este océano de silencios
y de viajes al cielo con escala en cada muro.
Te estrecho fuerte contra mi pecho
para que notes los versos que te quedarán por descubrir,
los besos que ya no rescatarán tu lengua de su letargo
y todo ese roce pendiente que siempre has tenido en mente.
En el fondo, eres un pobre diablo que no ha sabido salir
de ese infierno que tiene por vida y que se construyó
a base de metáforas de rima fácil y de falsos testimonios.
Yo siempre jugué con la verdad;
tú, en cambio, barajabas la mentira con tanta habilidad
que los ases siempre estaban de tu lado.
Me gustaría vivir para siempre en el hombro de tu risa,
aquella que erizaba mi piel con su roce
y quedarme a escuchar ese acento con sabor a mar y cuestas
que tantas y tantas tardes alimentó mi hoguera.
Sin embargo, ya no quedan cenizas de ese incendio provocado;
tampoco la extinción era la solución a tus problemas,
ni la provocación el remedio de los míos.
Ahora voy a soltar esa mano que una vez me tendiste
para que, juntos, paseásemos sobre la cuerda floja.
Debí dejarme caer mucho antes,
quizá la herida hubiese sido igual de profunda pero menos letal.
Reposo mi cara en tu cuello
porque estoy demasiado decepcionada para mirarte a los ojos,
porque no sé quién has sido, ni quién eres,
ni qué has venido a buscar en mí que no te daban ahí.
Recogiste tantos frutos sin haber sembrado nada
que te avergüenza demasiado apropiártelos sin pagar.
¿Por qué la huida es siempre la casilla que marcas por defecto?
¿Por qué mi luna giró en torno al planeta más cobarde?
¿Y por qué me quitaste una venda poniéndome otra encima?
Seguiré dándote placeres en formato recuerdo
hasta que tu mente aprenda a difuminar mi contorno
de esa vida que te gustó interpretar por segundos.
Yo, mientras, arruinaré mi destino con síndromes por descubrir
y seré mi plan B porque tengo sed y hambre
de un mundo del que, por suerte, ya no formas parte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s