Tu cordura es mi locura

apatia 1Eres la cuerda, yo el desvarío,
tú la intención, yo el suspiro.
Y en esta edad,
en la que la transparencia todavía es un reclamo
y no un síntoma,
ambiciono tu peso sobre mi balanza,
esa que hace con sus brazos equilibrios
para mantenerse en pie y no caer,
y no olvidar y no saber,
y no recordar
en que lugar empezaron mis caricias
y dónde tus inevitables escalofríos.

Eres la tierra que me falta
y el mundo que ansío habitar
y ese horizonte cercano
que con mi mano pueda alcanzar
cuando aprenda a naufragar sin ahogarme,
y a flotar en esa delgada línea de tus ojos sabor a lluvia y sal.
Y si te digo ´ven´
no me respondas con un ´tal vez´ a medio masticar.
Dime que soy las más bonita de tus casualidades
y el más acertado de tus tropiezos
y que en esta etapa de tu vida,
donde los cuentos todavía no pasan por alto
porque aún no hemos aprendido a ver con los ojos empañados,
todavía estoy a tiempo de robar
un poco de tu cordura a mi locura
y dejar en pelotas al silencio
mientras la noche nos seduce con su olor.
Quédate conmigo hasta que la cuerda se rompa,
hasta que tu último aliento se funda con mi lengua,
quédate hasta que el sol deje de tatuarnos la piel
y la luna nos guarde el secreto,
ese que un día nos llevó a encerrarnos en tu corazón
y tirar lejos la llave.
Desde entonces, sigo buscando la forma de salir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s