Mi locura

CK5YD4RMi locura es transitoria, aunque su tránsito es constante y continuo en un espacio temporal que perdura una vida, la mía; y su cura, no tiene nombre, ni rostro que la defina, ni concepto determinado que la englobe; pero el antídoto que la desarma, lleva tus iniciales impresas en la etiqueta dejando un breve espacio para advertir de sus secuelas más secuaces.

Mi locura tiene 26 y mide metro ochenta. Le brillan los ojos más que a la noche sus lunares y es capaz de traducir mi sólido a líquido en menos de lo que tardo en recordarte. Y es al hacerlo, cuando siento que sus manos han nacido para leer mis poros sin mirar y dibujar cada curva con la prisa de quien va perdiendo en el primer tiempo pero sabe que queda todavía el segundo. A veces me gusta darle el culo a las circunstancias y beber de un solo trago esa inercia que me lleva a dejar de ser alga perdida entre las mareas. A veces mi determinación se mezcla con unas gotas de firmeza y es capaz de derretir los polos con solo clavar mis uñas en la espalda de la duda. El instinto crece a la misma velocidad que ese apetito dormido y se despereza al compás de un ritmo nuevo que sabe a decisión correcta. La sospecha se ha vuelto certeza nítida y me pregunto en qué momento supe pasar de página en este libro de relatos inacabados. Será que mi locura, por fin, tiene una sonrisa de infarto y no hay corazón que soporte su mirada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s