Cuando los finales se visten de luto

Imágenes-de-luto-en-mi-corazón-51

Me he convertido en la mejor embajadora de los cuentos con final teñido de negro,
la única representante de huecos vacíos a jornada completa
y la que excava pozos en corazones heridos
para comprobar que, al otro lado, me encuentro con la misma mierda.
Me he convencido de que no importa el número de veces que te invoque,
si cada gesto que me lleva a anhelar tu piel, para ti, no es más que teatro.
Pocos placeres existen como el de saber desnudarse de dentro hacia fuera
cuando necesitas una razón para limpiarte esas huellas que te saben amargo,
y tocar esas fibras que hacen de las metáforas balas encendidas directas al alma.
Quiero disparar a matar y usar tu lengua como única munición
para llegar a coaccionar una tregua de mi talla.
Siempre ha sido mi proyectil elegido para saciar el verbo añorar
y ahora que su sabor se aloja sólo en mis pensamientos,
me pregunto si, algún día, volveré a notar un tacto mejor entre mis dientes.
Y tú que te has prestado a ser recámara, sólo porque me albergas dentro,
no entiendes porque te pido la muerte sin victoria, sin perdices,
sin puntos que fuercen segundas partes, ni capítulos finales;
Aún así, en tus ojos no han nacido las ganas de disparar, ni ayer, ni hoy,
ni cuando los años dejen de sonreírnos y bailen acordes pasados de plazo,
pensando que alguna vez, fuimos letras jugando a quererse
y sin dejar de mirarse,
se prometieron la eternidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s