Cuando me paro a pensarte…

Kitesurfen-schule-auf-Mallorca-edmkpollensa-1038x576

Eres esa inmunidad absoluta que me prometí alcanzar alguna vez; un cuerpo que ha hecho fracasar a mi intolerancia a la lactosa y adoctrinar sus remilgos hasta la comprensión. Y cuando me paro a pensarte descarrilo en las rectas porque mi sonrisa es demasiado curva y los pálpitos que resuenan un palmo más abajo de mi cintura sólo son malos consejos cuando se desprecian por falta de tiempo y valor.
Es verdad que la locura que atropella cada vida que me apuesto no sabe de limar asperezas, por eso sigo demente, por eso sigo narcotizando mis sueños despiertos en cada paso de cebra que cruzo sin mirar, por eso rompo mis costillas contra el silencio de tus espinas y te hago cierto, exacto y perfecto. Tan preciso como esas olas que remontas cuando huyes del hastío, de las voces de una ciudad que huele a fatiga y sudores tempranos, de la melancolía pintada en las aceras, en las farolas, en los poros de tu memoria cuando se empeña en hacerte bailar entre recuerdos fallecidos. Y despliegas tus alas rotas en forma de cometa y sientes el viento azotándote la nostalgia como si quisiese arrancarte todas las humedades del pasado y te notas vivo y capaz. Y, hoy, este presente que ves preñado de incógnitas por esa acérrima manía que tienes de vivir sin timón, sin anclas y sin banderas que te definan, se te antoja prometedor cuando presientes mi piel a escasos minutos de distancia y te dejas embaucar, otra vez, por el regusto de ese tacto ciego que te sabe a tanto y te deja los poros con ganas de más.
Eres el delito que nunca me canso de cometer, la fracción de tiempo que me dispara a ciegas entre las piernas y siempre acierta, el cauce que se desborda cuando todos mis afluentes le inundan. Y como una resaca de mar empañada en el espejo de algún bar, cuando todo me sale indecente y cuando el antro se vacía de gente y de risas, y yo imploro a alguno de mis musos que pueda alcanzar los talones de algún poeta callejero, reaparece tu sonrisa tras la espuma de mi cerveza y me envuelve todos los miedos y me desnuda el alma tan despacio que puedo notar como sube tu marea cuando te dejas naufragar en mí….

 

Anuncios