La deuda (by Eric)

e8785cb4e3570d0f620f7a317f9dd003

Madrugada de Julio… las doce han caído ya desde mi reloj a un imaginario lago fresco donde alcanzar la hora bruja de la madrugada… ni un alma por las calles de este Madrid que aún me regala 30 grados con el sol acostado hace ya un buen rato… sólo mis pasos que juegan al tropiezo con las ganas que tengo de tu cuerpo ardiente… voy a saldar mi deuda…
En el deseo, las deudas de carne se pagan con gotas de éxtasis conseguido por el roce de mis sueños entre tus muslos… llego a tu portal… un tímido toque…sin palabras… sin susurros… tu respiración y la mía, son viejas conocidas del silencio… 100 escalones me separan del tibio éxtasis que recompensara mi sed…
La puerta entre abierta me conduce por la oscuridad fresca hasta reencontrarme con el olor a miel de tu cuello y de tus cabellos, enredados en tirabuzones que indican su final rozando tus senos…
Ese principio donde mi sed se convierte en agua que cae de mis labios y deja colgando una gota suave de dulce locura en el balcón de tus pechos…
La madrugada corre tras nuestros gemidos… ¡ilusa! cuando ella llegue, nosotros dormiremos ya la mañana y la deuda del deseo estará saldada…
No hay palabras cuando las letras que resbalan de mi sexo se convierten en oración dentro de tu sexo… largas prosas que más de un poeta loco, buscaría en las entrañas del mismísimo infierno para poder plasmarlas y luego… morir de pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s