Mi hora del vermut

11018770_768145323284562_5330488456436245916_nHabía llegado mi hora; el turno de demostrar que podía agarrar todos mis nervios en un gran manojo y dejarlos reposar en un florero al lado de uno de mis ejemplares de “No sólo pájaros en mi cabeza”. Ese momento que llegó sin esperar, se precipitó veloz a través del calendario y cuando el reloj marcó la una y media del medio día de ese domingo, 3 de mayo de 2015, estaba dispuesta para desvirgarme con mi primer recital. Bueno, reconozco que me hice de rogar hasta las dos, así somos los artistas, jajaja.
El evento tenía lugar en el Monpassa, una pequeña librería café con mucho encanto que se encuentra en pleno barrio madrileño de las letras. Los chicos que lo organizan (Luís Cano y Óscar Sejas, dos grandes escritores junto con Mar Argüello, una fotógrafa no menos grande que ellos) se fijaron en mí a raíz de mi participación en “Urbanitas entre versos” y decidieron, empujados por motivos que todavía me sorprenden (es coña), invitarme a participar. A pelo, sin micro, de día… tenía todos los elementos para infartar pero logré controlar el desboque de mis ventrículos a base de diez minutos de mindfullness casero y un buen pelotazo previo de reserva. Soy una gran controladora de mis cavidades internas a base de disciplina y alcohol.
El anuncio de mi estreno llegaba en forma de cartel. Era la materialización de ese pacto verbal a través del que me comprometí y el reclamo para mi posible público. A pesar de ser el día de la madre y un fin de semana con festivo adherido en el que casi todos mis amigos se encontraban fuera de Madrid, pude medio llenar el local con gente que incluso conocí ese mismo día y algún espontáneo que pasaba por la calle que decidió entrar y quedarse hasta el final. Me hizo mucha ilusión ver mi nombre en ese fotomontaje tan bonito:

11173539_10153274796637002_547800148_nA pesar de que ha pasado casi un mes, todavía puedo saborear los instantes previos antes de subirme a esa tarima verde que hizo de escenario improvisado y recordar las expresiones de todas y cada una de esas personas que vinieron a darme calor con sus miradas. Es genial poder ver de frente la admiración de gente que te conoce de mucho, poco o nada y notar la satisfacción en sus rostros cuando te miran y esa complicidad que se crea entre todos cuando los versos fluyen de mi boca hasta posarse en sus oídos. Es ahí, cuando poeta y público conectan de ese modo tan sutil, donde se crea ese silencio mágico que hace de tu hobbie la mejor de las recompensas y no hay nada más satisfactorio que poder llegar a pellizcarle el corazón a alguien que se empieza a enamorar de tus versos.

11011998_768145356617892_8025115327302114999_n11059918_768145243284570_3296261755293774557_n1510481_768145869951174_2480159155105051200_n11263100_768145776617850_4032767416925197190_nA mi voz se sumaron, para alguno de mis poemas, los acordes de Antonio Cuenca. Un músico de gran talento y mejor persona, que apostó por mí para estrenar su proyecto de Urbanitas y gracias a él, mi poesía pudo llegar a más de mil personas (algo que nunca alcancé a soñar y que todavía me sigue emocionando) Sólo puedo dar las GRACIAS!!!
11149248_768145653284529_8620762097402789033_n
Empezamos con “Sonrisa de trapo”, un poema dedicado a todas las madres (muy propio para este día) y en especial a la mía que es la que me ha inspirado cada palabra que lo compone y continuamos con otros dos: “Qué nos queda por ganar” (mi versión particular de una de las composiciones de P. Benavente) y “Echándole cuento a la vida” (una especie de despedida fallida para alguien que no pude arrancarme del corazón). Ha sido fantástico el momento móviles grabándome en el primer poema. Tras un pequeño sorbo a mi copa de Rioja, ya no importaba que toda esa gente me apuntase directamente a la cara con sus cámaras, es más, llegas a un punto de tal confianza y conexión que incluso agradeces despertar tanto interés.

11017171_768145569951204_4139261030366201354_nMe dí un paseo largo deshojando mi libro pero también quise lanzar al aire poemas de mi nueva cosecha. “Apareciste, como si nada, entre los renglones de mi destino y te dejaste caer, vestido con ese acento que puso tildes a todas mis razones para seguir soñando eternidades con los ojos bien abiertos…”  Este es uno de los poemas que mas gusta y no podía dejar de recitarlo. A todos les tengo cariño pero si es cierto que éste es uno de mis favoritos porque con él expreso, de forma concentrada, todo eso que se siente cuando alguien aparece en tu vida por casualidad y hace que pierdas los papeles y entonces empieza a encantarte vivir sin guión; cada día se convierte en una aventura con ese alguien con quien conectas de una forma tan brutal que parece que ha formado parte de tu mundo desde siempre y a partir de ahí, todo a tu alrededor pasa a secundario.
Terminé el recital con “Alegato” una composición que acababa de estrenar en este blog hacía un par de días. Se trata de un símil con unas alegaciones judiciales de un proceso cualquiera llevadas al terreno de los sentimientos. Me ha servido como punto de inflexión tanto escribirlo, como recitarlo. A veces es necesario pararse y pensar: “no voy bien por este camino” y aunque cueste a rabiar, hay que saber variar la trayectoria. “Todo lo que sueñes podrá ser usado en tu contra”  me decían y aunque tengo que dar la razón a ciertas personas que quisieron cortar mis alas, no me arrepiendo de haber volado. Cada segundo rozando el cielo ha merecido la pena aunque mis ojos se hayan inundado más de una vez. Me empeñé en enviar mensajes en botellas que jamás llegaron a puerto y si lo hicieron, su salvavidas estaba con el agua tan hasta el cuello que no pudo corresponderme. Eres el fundamento 3 de mi sentencia de muerte y sé que lo sabes (y tal vez no tengas fuerzas de seguir leyéndome) pero… a pesar de todo, he logrado indultarme y hoy puedo decir que la sonrisa me la dibujan otras bocas. Tan sólo me quedan de tí los por qués pero ocupan tan poco que pronto dejarán de estorbarme.
No quiero extenderme más… Tan sólo pretendía dar unas pequeñas pinceladas de una de las mejores experiencias de mi vida. Al final de eso se trata, de ir coleccionando momentos para terminar con una maleta repleta de vivencias. Esa que te dibujará una mueca de añoranza feliz en los labios, cada vez que la abras cuando ya tengas más arrugas que vergüenza y menos ganas de exhibir los pocos dientes que conservas. Será entonces cuando te des cuenta de que hay que darle vida a los años y no años a la vida.
Hasta el próximo vermut! Chin, chin!!!

mi vermut

 

Anuncios

Urbanitas entre versos

1511902_961272333885788_2831586851042732400_n Hoy voy a escribir sobre un proyecto en el que voy a participar, por si alguno está interesado y le apetece animarse también. Sólo tienes que reunir dos requisitos: Ser escritor (de microrrelato o poesía) y estar en Madrid.

Se trata de una iniciativa llamada “Urbanitas entreversos”, creada por Antonio Cuenca (http://www.antonio-cuenca.com/) un músico malagueño (https://www.youtube.com/watch?v=lZnQLfBw4l4 ) al que he descubierto por casualidad y que me ha dado la oportunidad de hacer un podcast para difundir mi poesía por las redes.

“Urbanitas entre versos”: http://urbanitasentreversos.blogspot.com.es/ Se trata de un programa de distribución de archivos multimedia (podcast) sobre poesía urbana y microrrelato en el que conocer nuevos autores cada semana. La intención de esta nueva herramienta de difusión de la cultura urbana, es hacer un programa joven y entretenido con varias secciones, teniendo como principal a un escritor “poeta urbano” diferente en cada capítulo, que recite varios de sus poemas o microrrelatos y se dé a conocer entre los oyentes de la comunidad, publicite sus obras y redes sociales.

Me hace mucha ilusión poder participar en algo así y poder llegar a alguna gente que ahora ni me conoce. Quizá con esto haya más pájaros míos revoloteando por las cabezas de otros. Antonio, mil gracias por contar conmigo!!!

Ya haré otra entrada cuando se empiecen a emitir estos programas y os contaré cómo escucharlo. Será algo fácil de digerir, sobre unos 30 minutos de emisión. Vamos, lo que dura de media un madrileño en llegar a la oficina en metro.
Si alguno/a está interesado en participar en “este fregao” no tenéis más que contactar con urbanitas en su dirección: urbanitasentreversos@outlook.es

 

100 BOCETOS DE MI MENTE (Agradecimientos)

portada

Queridos hermanos, estamos aquí reunidos para celebrar mi entrada nº 100 de este blog. Todavía recuerdo ese 19 de junio de 2013 cuando coloqué la primera piedra del que sería mi refugio del mundo durante todos estos meses. Lo empecé a construir con una cita de Paulo Coelho:Es justamente la posibilidad de realizar un sueño lo que hace que la vida sea interesante” Y la vida fue pasando tan rápida como las horas y una de esas pequeñas posibilidades fue tomando cuerpo de sueño tangible y por fin… llegué a tener entre mis manos el fruto impreso de mi inspiración. Mi primer libro de poemas, el primogénito mimado de una gran familia numerosa (o eso espero), uno de los motivos por los que me siento orgullosa cada día y que me recuerda lo mucho que me gusta dibujar recuerdos con palabras y hacer bocetos de todas esas cosas que revolotean sobre mi cabeza sin rumbo, ni gps que les guie.

No sólo pájaros en mi cabeza” es una pequeña muestra de todo lo que se me pasa por esta mente que Dios (para los creyentes) una Fuerza alienígena superior (para los frikis) o Alá (para mis fans árabes, que seguro que alguno tengo) me ha dado. Sé que está compartiendo techo con muchos de vosotros y que lo leeréis con el mismo cariño (bueno, un poquito menos quizá) con el que yo escribí cada una de sus páginas y por todo esto estoy más que satisfecha. Para morirme en paz ya sólo me queda plantar un árbol (lástima que la botánica y yo no seamos amigas íntimas y eso que intento por todos los medios hacerla reír pero… no hay feeling) y tener un hijo (lástima que el espíritu santo ya no haga fecundaciones a domicilio que si no… ya mismo me daban el carnet de familia monoparental)

Esta es una pequeña crónica para agradecer a toda esa gente malnacida que me lee y no comenta nunca nada (jajaja, es broma) su fidelidad. La verdad es que empecé a escribir este blog para desahogarme, para publicar los ejercicios del taller de Literautas, para dar rienda suelta a la imaginación que a veces me amenaza con desbordarse si no le dejo espacio suficiente en mi disco duro, para perderme entre mis pensamientos y tratar, a veces, de ordenarlos o buscarles algún sentido y con ello hallar las pistas para seguir tirando, para sembrar recuerdos que con el tiempo me dibujarán una sonrisa cuando relea todos estos textos y compruebe que mi capacidad para discernir entre lo real y lo irreal dejaba bastante que desear, para comprobar que la vida puede pintarse todo lo bonita que se quiera y que los sueños son pedacitos de paraíso que están al alcance del más luchador y del menos pesimista. Por todos esto y por todos vosotros, voy a seguir dibujando trocitos de mi sobre este lienzo virtual.

Voy a daros las gracias a todos y cada uno de vosotros, por estar ahí, de forma un poco más personal y a daros un beso enorme, desde aquí, para que sigáis acompañándome en esta locura todo el tiempo que os apetezca.

Gracias a todos esos bloggers que me siguen empezando por (en órden de antigüedad): César García Dublas, iracundasmith, Patricia Reimóndez, Sergio Mesa, Aina Pons Triay, Isma, Moria “Mortuaria” Puch, L.A. Reinolds, Wolfdux, gatorojo92, parmirma, emmelinepunk, Aurora Losa, potricio, Emyl Bohin, Adella Brac, davidrubios, Inaxii, Kangrej Ja, Cristina, mas3unizar, emily, Luis A.R. Selgas, baresi1989 y Romulaizer Pardo.

Y mil gracias también a todos aquellos que me siguen día a día a través de las suscripciones al mail (Luca, Ali, Sergio, Noe, Andrea, Fray, Leondecomodo) o por facebook (Mónica, Jorge y Nuria sobre todo) o todos aquellos que entran esporádicamente porque se acuerdan de que existo o asiduamente como mi papi (que a pesar de que mi estilo no encaje en su gusto literario, sé que necesita un babero de vez en cuando, jajaja) y por supuesto, a todos aquellos que habéis comprado mi libro (25 vendidos) y que voy a tratar de enumerar: Aurora, Fiuza, Guille, Andrea, Sergio, Miguel y Eva, Paula, Juan, Miguel A., Espe, Ana, Marisa, Paloma, Adrián… (y alguno que no tengo identificado, a medida que lo haga actualizo este post.)
 Aunque muchos de vosotros estáis lejos os siento muy cerquita y sin quererlo formáis ya parte de mi mundo… Un mundo que no voy a dejar que deje de girar.

2º Libro Recopilación: Móntame una escena. Taller de escritura Literautas.

taller-de-escritura-volumen2

Hace unos días se publicó el segundo libro de Recopilación de relatos del Taller de literatura en el que participo. Está disponible en su web, en los formatos epub, pdf y mobi y se puede descargar gratis desde el siguiente enlace: http://www.literautas.com/es/taller/libro-taller-montame-una-escena-recopilacion-2/

Cada vez se une más gente a este proyecto y el número de relatos de este segundo volumen ha crecido de forma considerable. Me ha hecho mucha ilusión que hayan vuelto a publicar uno de mis textos. Esta vez no me ha costado elegir cual quería enviar porque, de todos, hay uno que recuerdo con especial cariño por la forma en la que se planteó su escritura y la manera de desarrollarlo. Lo escribí, bueno, lo escribimos Luca y yo para la escena nº 17: “en un castillo”. Se encuentran a partir de la página 201 con el título de: “ Cuando el cazador se convierte en presa. Versión él y versión ella”

Desde el principio nos lo planteamos como un pequeño “experimento” y decidimos escribir el mismo relato desde dos visiones distintas, la versión masculina y la femenina. La verdad es que disfrutamos muchísimo creando esa escena y nos resultó muy fácil ponernos de acuerdo en todos los detalles. A penas nos conocíamos pero sentíamos una conexión especial que hizo que este juego literario resultase muy sencillo y divertido a la vez y que ha desembocado en algo demasiado fuerte cómo para ignorarlo pero… esa es otra historia (la mejor, sin duda)

Sólo me queda agradecer a este taller de Literatura todo lo que me ha aportado desde que lo descubrí. Ha contribuido a fomentar mi interés por la escritura, algo que me ha gustado desde siempre; a motivarme en los momentos en que crees que la inspiración te abandona; a escribir a diario y a ser constante marcándome una rutina (que a veces cumplo); a crearme este blog donde esparzo sin censuras mis ideas, mis pensamientos y mis sentimientos; a conocer los trabajos de mucha gente con talento e imaginación para la redacción de historias; a colaborar con otros escritores y a elaborar opiniones constructivas a cerca de sus relatos; a saber encontrar la fórmula para emocionar con las palabras; a mostrarme que la vida está llena de bonitos tropiezos y que dónde menos lo esperas, encuentras esa felicidad que tanto has buscado; a soñar despierta y a tener la certeza de que eso que todo el mundo se empeñaba en negar que existe, está ahí y casi puedes tocarlo; a querer sin ver, sin límites ni condiciones; a perseguir los sueños mientras cazo sonrisas, porque hay que disfrutar de lo que se tiene y por más complicado que se presente el mundo, mientras se tenga ilusión, nunca debemos tirar esa toalla empapada de esfuerzo y rendirnos; en definitiva, me ha enseñado a conocerme a mí misma un poquito más…

Recopilación de relatos para Literautas 2012- 2013

portadaHe estado recopilando las escenas en las que participé del Taller de Literautas durante 2012-2013 y he creado esta especie de libro. En él, refundo los relatos con los comentarios que he recibido sobre ellos.

Descubrí el taller de Literautas por casualidad. No recuerdo bien si fue navegando por webs sin buscar nada en concreto o si me enteré de su existencia a través de alguna conocida red social. Las entradas que iban publicando en su blog me parecieron de lo más interesante y, cómo me venían bien sus consejos para esta afición a la escritura que tengo desde siempre, me decidí a seguirlo. Lo del taller de escritura creativa que tenían montado ya estaba en marcha. Cuando les conocí, iban por la segunda escena: “misterioso asesinato en la montaña”. Me pareció curioso y como nunca había participado en ningún taller (aunque sí había considerado muchas veces la idea de apuntarme a uno de esos presenciales), decidí apuntarme para ver si me gustaba la experiencia.

Mi primer relato, que escribí en el mes de octubre de 2012, se tituló: “Los hermanos Dreston”, un reto que no debía superar las 750 palabras en un marco predefinido y ciertas instrucciones que cumplir. Fue divertido crear un texto ciñéndose a esas directrices. Luego tocaba valorar el aspecto formal, el contenido y dar una opinión personal de 3 relatos que te asignaban al azar y si cumplías con este cometido, a finales de mes recibías los comentarios al tuyo de otros tres participantes. La verdad es que animaba mucho leer esas palabras amables de gente que no te conocía de nada y comprobar cómo, por regla general, gustaba y apreciaban tu trabajo. Finalmente, se publicaba una recopilación con todos los relatos participantes. En esa ocasión, fueron 71 los que se presentaron, con lo que no era difícil seguirles la pista a la mayoría.

Pronto me enganché a estos propósitos mensuales y los convertí en un hábito. Literautas iba haciéndose cada vez más conocido y el número de escritores aficionados, o no, se incrementaba con cada escena. Actualmente participan más de 100 aficionados a la escritura y es imposible leer todos los relatos.

En esta compilación reúno los 10 relatos que escribí de los 13 propuestos. La primera escena me la perdí, por haberme incorporado al taller una vez iniciado y la octava y novena, las dejé correr por falta de tiempo, ganas e inspiración.

Los títulos con los que participé fueron:

  • Escena 02: “Los hermanos Dreston” (octubre 2012)

  • Escena 03: “Arquitectura de una farsa” (noviembre 2012)

  • Escena 04: “Misión impresión” (diciembre 2012)

  • Escena 05: “El sueño de Sibory” (enero 2013)

  • Escena 06: “El otro lado de la acera” (febrero 2013)

  • Escena 07: “El abordaje de Chester” (marzo 2013)

  • Escena 10: “Primer entrenamiento” (junio 2013)

  • Escena 11: “El ingrediente secreto” (octubre 2013)

  • Escena 12: “El trofeo impotente” (noviembre 2013)

  • Escena 13: “Un candado en tu boca” (diciembre 2013)

 De julio a septiembre hubo un periodo de descanso vacacional para reponer las pilas y el taller volvió a arrancar con una nueva escena el 1 de octubre. El verano empezaba con un regalo para todos los que participamos: un libro de recopilación de textos. Teníamos que elegir y enviar sólo uno de nuestros relatos de las 10 primeras escenas propuestas. El equipo de Literautas los revisaba y si reunía todos los requisitos que pedían, lo publicaban. El libro lo sacaron en formato digital para que todos pudiésemos descargarlo en el siguiente enlace: http://www.literautas.com/es/taller/libro-taller-montame-una-escena-recopilacion-1/

A todos nos hizo ilusión ver nuestros nombres y trabajos reflejados en el libro. Es la primera vez que me publican algo y, la verdad, es que da mucho gusto. Lo tengo impreso, encuadernado y guardado con mucho cariño. Lo mismo haré con éste recopilatorio y con los futuros si los hay…

NATIONAL NOVEL WRITING MONTH (NaNoWriMo) Mi experiencia personal

UNA PUERTA Ok

El NaNoWriMo es un proyecto de escritura creativa originado en los EE.UU. (en la Bahía de San Francisco), en el cual cada participante intenta escribir una novela de al menos 50.000 palabras durante el mes de noviembre.

Esta iniciativa arrancó en julio de 1999 y desde entonces se celebra anualmente en el mes once del año, convirtiéndose en un evento internacional en el que puede participar cualquier persona con ganas de escribir. Las novelas de los participantes pueden ser de cualquier género y tema. Uno de los requisitos imprescindibles es que no se debe haber comenzado a escribir antes de la media noche del 1 de noviembre y se habrá de terminar antes de la media noche del 30 de noviembre. Se puede avanzar con cierta planificación o notas preparatorias, pero nunca con escritos que puedan introducirse en el cuerpo de las novelas y contribuir a engrosar el recuento de palabras. El límite de esas 50.000 palabras no puede conformar una novela larga, según los estándares de trabajo publicados, pero es más que suficiente para describir el trabajo como novela corta (unas 175 páginas) y llegar a este reto en sólo un mes constituye un gran esfuerzo.

En este proyecto sin ánimo de lucro, no se dan premios por tamaño, calidad o velocidad. Cualquier persona que sobrepase el límite de palabras es declarado “ganador”. A partir del 25 de noviembre, los participantes pueden enviar sus textos para que se pueda verificar automáticamente su envergadura y si se logra el objetivo, cada autor vencedor recibirá un certificado imprimible, un icono que pueda colocarse en la web y y la introducción de su nombre en la lista de ganadores.

NaNoWriMo no cuenta con verificadores personales ni precauciones para prevenir la trampa, por lo que el mayor premio es la satisfacción personal de haber escrito una novela. Cualquier maquinación para burlar las normas, tan sólo se convierte en un engaño a uno mismo y un fracaso en el reto.

Para ser declarado vencedor, cada participante deberá escribir un promedio de 1667 palabras diarias, aunque no tiene por qué escribirse esta cantidad ni todos los días, cada uno se distribuye su producción según su tiempo disponible.

Al término del mes, todos los vencedores, a parte de la satisfacción de haber llegado a la meta, reciben numerosos descuentos de los patrocinadores del proyecto en diversos artículos como software para escritores, publicaciones, merchandising, etc.

Es una iniciativa que une a gente de todos los rincones del planeta, con la que te relaciones a través de correo, redes sociales y foros. También se hacen quedadas para escribir o para hablar de las novelas y para celebrar el triunfo después. Es todo un mundo que cada año bate record de participación. Este año más de 300.000 personas apuntadas.

Mi experiencia personal en este proyecto ha sido enriquecedora a todos los niveles. Lo descubrí a través de un artículo que publicaron en el taller literario donde participo y si bien hay mucha gente que descarta la iniciativa por falta de tiempo, por considerarla contraproducente para su producción al valorar sólo la cantidad y no la calidad de los textos o porque ya tienen el hábito de la escritura diaria, otra gente, a la que me he sumado, lo enfoca como un divertido reto que sirve para demostrar que todo el mundo que se lo propone puede crear una novela con su inicio y su final en un tiempo record. Además, al obligarse a escribir una cantidad de palabras diaria hace que se termine por incorporar este hábito a las rutinas diarias y ese es uno de los incentivos de esta iniciativa. También sirve para demostrar que si se es perseverante se logran los objetivos marcados, por duros que parezcan éstos al principio. Te obliga a tomar decisiones precipitadas, a dejar fluir la imaginación a un ritmo frenético, a ejercitar esa capacidad creativa y a dejarte llevar sin ninguna limitación. En general, este proyecto, tiene muchas más ventajas que inconvenientes y de él, pueden surgir historias muy interesantes.

Las primeras palabras salen con desconcertante fluidez, pero a medida que la trama va avanzando, la producción mengua o amenaza con hacerlo y si no se han hecho esquemas previos, como ha sido mi caso, corres el riesgo de caer en incongruencias o que la historia te abrume y no sepas por donde tirar. No tuve mucho tiempo, ni ganas para qué engañarnos, de dibujar un esqueleto de mi trabajo para desarrollarlo posteriormente. Mi participación en el NaNo ha sido fruto de la curiosidad y del reto y me adentré en esta aventura ayudada por la improvisación diaria. Para relatos cortos está muy bien echar mano de la improvisación, pero para proyectos más complejos no es nada recomendable. Con esto he aprendido a valorar hasta límites que jamás pensé, todo el trabajo que hay detrás de todos y cada uno de los libros que caen en mis manos. La labor de preparación es casi tan importante, o más, que la de escritura en sí y la posterior de revisión, también resulta imprescindible para pulir las obras. Es algo que, a parte de tener aptitudes y gustarte, conlleva un gran esfuerzo mental. Se termina agotado después de cada sesión creativa, cualquiera que sea el tema que se toque. Ahora aprecio cada palabra que leo, cada frase que se dispone en un texto y que va desgranando cada historia dándole sentido a la trama. Es admirable el trabajo de todos aquellos que son capaces de culminar sus proyectos en forma de libro (y hablo de escritores de verdad, no de esas intromisiones que está teniendo el mundo de la literatura en la actualidad, que hacen que se nos caiga la cara de vergüenza a los que valoramos la creatividad y detestamos la palabrería barata como negocio).

Empecé “Jugando a vivir” con una ligera idea de un personaje protagonista, pero sin definir ni su personalidad, ni su entorno y me lancé al vacío de la improvisación. Sobre la marcha me inventé una vida y fui relatando sus vivencias según se presentaban en mi imaginación, improvisando capítulos y personajes secundarios y experiencias. Por no tener, no tenía ni un final decidido. Evidentemente hay mucho que pulir, ahora está reposando un tiempo antes de que me ponga a revisarlo, pero cuando coloqué el último punto y los del NaNo me proclamaron “Winner” por haber llegado al objetivo, una sensación de enorme satisfacción me invadió. Es genial haber conseguido terminarlo y aunque las últimas 10.000 palabras se convirtieron en un suplicio algunos días, al final, el esfuerzo se ve recompensado con creces y merece mucho la pena.

“Jugando a vivir” es una historia de ficción que trata de la vida de un brillante abogado al borde de los cuarenta, que cansado de su situación decide romper con la rutina que le asedia y vivir un año sabático donde experimentará otros estilos de vida que nada tienen que ver con la suya pero de los que aprenderá mucho y le servirán para valorar su propia existencia desde otros puntos de vista. No es un novelón, ni lo pretendo, pero es mi primer hijo literario y como madre, estoy muy orgullosa de haberlo moldeado en tan poco tiempo. Aunque en un futuro no llegue a ser nadie, ni vea la luz jamás, siempre será el recuerdo de mi primer logro.

Tampoco será mi última participación en el NaNoWriMo, algo que recomiendo desde aquí a todos los que os guste escribir.