Diseña tu vida Part.II

n-CADENA-628x314

Partimos de la base de la necesidad del progreso constante a nivel mental para no estancarnos y vivir con el piloto automático conectado y esa evolución de pensamientos nos tiene que llevar a una vida plena, en la que disfrutemos del camino que recorremos hacia las metas que nos trazamos. Es muy importante marcarse objetivos y metas (más o menos ambiciosos) para progresar y ser felices.

Si somos capaces de sentarnos a pensar sobre quienes somos, qué queremos y por qué actuamos de una determinada forma, tendremos la herramienta básica para empezar a cambiar lo que no nos gusta. Podemos lograr la metamorfosis personal, si la trabajamos y así conseguir saborear más cada día que vivimos. Y no hablo de grandes cambios, ni de radicalizar conductas opuestas (aunque también se puede) sino de pequeñas variaciones a lo largo de nuestra rutina que, poco a poco, pueden descubrirnos otros caminos alternativos y desconocidos que harán que comencemos a disfrutar del camino y hacer que tomemos consciencia de esa ruta que, muchas veces, recorremos de forma totalmente autómata.

Respondiendo a la pregunta de ¿Quién soy?: Como individuo con sus características identificativas, ya sean físicas y psicológicas, con su capacidad para relacionarse con el entorno y su modo de hacerlo, con su propia concepción y las percepciones que los demás le transmiten en los distintos ámbitos (familia, amigos, pareja, compañeros de trabajo, desconocidos, etc) tenemos la base a partir de la cual podemos responder a la siguiente cuestión: ¿Qué elijo ser? Se puede elegir en todo momento quién ser, no nacemos de una forma predeterminada, nuestro carácter y personalidad se forjan con la ayuda de todas las vivencias que protagonizamos según dónde nos criemos, estudiemos, vivamos, etc. Somos la consecuencia de nuestras experiencias pero el hecho de tomar consciencia de esto, es lo que nos da el poder de decidir cambiar según cómo enfoquemos esos hechos que nos ocurren. Esto es lo que nos hará ser de una forma u otra. Para conformar nuestro pensamiento hay procesos inconscientes y conscientes (éstos son los que podemos manipular y cuanta más información recibamos más herramientas tendremos) Como decía Sócrates: Sólo hay un bien: el conocimiento. Sólo hay un mal: la ignorancia. El aprendizaje nos da la opción de poder elegir de una forma consciente nuestra actitud frente a los hechos que acaecen a nuestro alrededor o que nos suceden y decidir de qué manera nos afectan a nuestro modo de pensar, actuar y sentir.

Hay un mapa que explica cómo se forma nuestra personalidad: (y ésta es distinta según dónde y con quién nos hayamos criado, por lo que no seríamos los mismos de haber crecido p.ej con una familia distinta o en un país distinto, la personalidad no es algo genético) Otra frase que me chocó de la conferencia fue que: “somos el promedio de las 5 personas con las que, habitualmente, más nos relacionamos” (de ahí la importancia de rodearse de gente positiva)

El esquema es éste:

esquemaNacemos como seres en blanco, sin personalidad definida. A medida que crecemos recibimos una educación (ya sea familiar, escolar, etc), nos rodeamos de personas y nos van sucediendo cosas que hacen que nuestra mente empiece a moldearse. Por tanto, al principio, somos nuestro SER, no somos nuestra personalidad. El primer paso del “Ser” es el dolor. Comenzamos a experimentar ese sentimiento porque somos vulnerables. De niños somos muy temerarios, desconocemos el dolor pero en base a lo que vamos viviendo vamos desarrollando esta sensación. No obstante, hay un límite para ésto; nuestro cuerpo no soporta más dolor, una vez superada esa frontera y todo lo que excede de ahí lo desprecia o no le genera la misma sensación de angustia. El siguiente peldaño es el Miedo. Este empieza a desarrollarse a partir de la adolescencia, en base a hechos que nos ocurren empezamos a tener miedo como mecanismo de defensa. He saboreado el dolor “X” veces y ahora tengo miedo, como consecuencia lógica. De ahí pasamos a los Prejuicios. Cómo respuesta a mis miedos, mi mente se crea unos prejuicios que me llevan a descartar situaciones por miedo para no sentir más dolor. (Y este proceso lo vamos haciendo de forma automática, sin pararnos a pensar en si esos prejuicios tienen un fundamento cierto) Por último, cómo necesito reafirmarme en mis creencias nos aliamos con gente que piensa igual a nosotros, para sentir que no estamos solos y seguir fortaleciendo esa ideología que nos hemos construido. Este es nuestro mapa mental. ¿Qué sucede? Que muchas veces todos nuestros planteamientos no tienen una base lógica o razonada, sino que son el producto de una educación obsoleta o de ciertos prejuicios infundados o de excepciones que convertimos en reglas generales o en cualquier hecho que elevamos a la categoría de verdad absoluta sin pararnos a cuestionar si es así o si existen las verdades absolutas, lo damos por hecho.

Hay que entender para decidir y para poder caminar de vuelta a nuestro SER primigenio. Tenemos que cuestionarnos todos nuestros planteamientos y es ahí cuando te das cuenta de que tienes muchos prejuicios. Es un ejercicio complicado ya que volveremos a pasar por el miedo, otra vez por el dolor y eso puede hacer que deseemos volver atrás, a nuestra cómoda ideología, a volver a reafirmarnos y no cambiar pero debemos replantearnos nuestras estructuras mentales si queremos evolucionar y esto es lo que nuestro cuerpo y mente nos piden cuando empezamos a sufrir una crisis existencial, que volvamos al Ser y empecemos de nuevo. Es un proceso de demolición para volver a una nueva construcción. Hay personas que para obviar que su propio SER quiere volver al inicio desarrollan adicciones, tales como adicción al trabajo, a las compras compulsivas, etc. y lo hacen como si con ellas pudiesen despistar lo que su mente y cuerpo les demandan. Mientras están ocupadas no son conscientes de la necesidad de cambio y, con ello, van avanzando y sorteando esas crisis que tarde o temprano todos acusamos en mayor o menor medida.

El proceder de nuestra mente es:

Pensamiento——> Actuación——–>Sentimiento

Si el pensamiento es el mismo, siempre voy a actuar igual por lo que mis sentimientos no varían. Esto da lugar al anquilosamiento, al tedio y, por tanto, a una vida sin alicientes tendente a la depresión. Hay que introducir nuevos pensamientos y variar los hábitos para generar nuevos sentimientos que nos proporcionen placer (o no, pero en todo caso siempre hay que investigar y experimentar o eso creo yo) Hay que destruir viejas ideologías que ya no nos aportan nada nuevo como personas para renovarnos y siempre estar abiertos a PROBAR.

Anuncios

Diseña tu vida Part.I

n-CADENA-628x314

He tenido el placer de poder asistir a una de esas conferencias que, de la forma más sencilla y cercana, te empujan a volver a conectarte con tu SER, con tu esencia más pura desvinculada de todas las construcciones que las experiencias vividas erigen, sobre ella, ahogándola.

La ponente, Giulliana Gabaldoni, arquitecta de formación, empresaria de profesión y speaker de vocación nos ha facilitado una intensa guía para que, cada uno, logremos volver a conectar con nuestro YO interior y, así, dejar de vivir con el piloto automático en modo ON. En esta conferencia nos daba información general sobre lo que es el mapa vital, la importancia de fijarse metas, cómo funcionan nuestro cuerpo y mente a través de nuestros pensamientos y emociones, la base de la comunicación amorosa y el liderazgo cuántico y en qué consiste el Feng Shui. Me chocó bastante el dato de que el 33% de la energía que sentimos viene del espacio que habitamos. Esta técnica oriental y ancestral está orientada a diseñar ambientes adecuados para optimizar nuestro rendimiento y bienestar. Se aplica normalmente a la estancia dónde descansamos o al lugar dónde trabajamos pero se puede tener en cuenta para decorar cualquier lugar. Nunca profundicé en esto y puede resultar interesante para mi que siempre busco esa vuelta más de tuerca en todo.

Muchas veces, sin darnos cuenta o incluso percatándonos de ello, nos sumimos en una cómoda rutina que nos hace perder el enfoque de nuestra propia existencia y nos empuja a ser meros espectadores de un programa lineal y monótono que, lejos de emocionarnos, nos avoca a un camino sin sustancia, sin nuevas sensaciones, sin interés y sin pasión. Error, no estamos viviendo, estamos dejando pasar las horas y… el tiempo, en esta película, es muy limitado. A veces mucho más de lo que quisiéramos y en ocasiones, nos damos cuenta demasiado tarde de esta circunstancia evidente. Para los locos como yo, que viven más de sus impulsos que de sus razonamientos a la hora de actuar, tal vez, resulte un poco más fácil aventurarse en nuevos negocios o diseñarse nuevos retos pero, como la mayoría de personas, también corremos el riesgo de caer en momentos dónde la rutina te absorbe y vuelven los miedos, los prejuicios, las dudas… y es ahí cuando, conscientemente, miro en mi interior y me digo: STOP. Necesito reconfigurarme y cambiar mis esquemas lógicos porque puede que ya no me aporten nada en esta nueva etapa de la vida. Y es lo bueno que tenemos los seres humanos, la capacidad de reinvención, de evolución y de aprendizaje. Si a esto le sumamos nuestras habilidades para transmitir nuestra propia experiencia a los demás e infundirles las ganas por cambiar el mundo, tal vez, podríamos llegar a soñar que es posible variar la órbita de todo un planeta.

Voy a compartir las ideas con las que me he quedado de esta charla y que creo que pueden ser útiles para que cada uno decida si le conviene pararse, tan siquiera, a pensar qué está haciendo con su vida y si ese camino es el que le llena o le satisface. Está claro que no todo el mundo tiene que cambiar, aunque la evolución y el crecimiento personal sean necesarios. Puede que haya personas que se sientan muy cómodas atrapadas en sus rutinas y carezcan de inquietudes morales y se convenzan a sí mismas de que no necesitan una vida plagada de nuevos horizontes, metas o ilusiones. Esto es respetable y perfecto siempre y cuando hayan tenido la capacidad de decidir que eso es lo que que realmente quieren; que no son así porque se han acomodado y de forma “automática” la costumbre ha adoptado esa postura por ellos, por miedo a salir de su zona de confort y sentirse más perdidos aún.

Intentaré ser concisa, aunque me cueste, porque el tema es extenso y mi pasión por la escritura es algo obvio y palpable. No obstante, procuraré dar unas pinceladas para que si alguien está interesado, se informe de las múltiples vías que existen, hoy en día, para cambiar su pensamiento y desarrollarse como individuo en una sociedad que cada vez demanda más transformaciones. Es importante conocerse y cambiar el chip para poder lograr, entre todos, ese proyecto tan ambicioso de cambiar el mundo o, al menos, intentarlo. Existen infinidad de libros que tratan estos temas, seminarios, talleres, conferencias, tutoriales y un largo etcétera que nos abren las puertas al conocimiento. Cada uno debe saber con qué quedarse y qué le favorece, puesto que no todos somos fotocopias idénticas y lo que es bueno para mí, quizás en ti tenga un efecto contraproducente.

Y más o menos, éste ha sido el enfoque de la ponencia. Una actividad que descubrí y compartí con un grupo de personas que, como yo, tienen inquietud por descubrir y conocer nuevos ámbitos, temas y experiencias.
Me quedé con una frase que es la clave de todo: “O GANO O APRENDO”.
Debemos interiorizar este pensamiento porque todo lo que nos sucede es, siempre, una valiosa lección y en nuestras manos está asimilarla como tal, extraer su moraleja y utilizarla de forma útil para nosotros o dejarla correr y que caiga en saco roto. Si es así, no estamos viviendo, sólo seremos actores de reparto de una película que, a pesar de ser la nuestra, no protagonizamos y, con ello, nos perderemos la parte más emocionante de la trama… (esta es la premisa fundamental: “No existe el fracaso, sólo el aprendizaje” y se puede aplicar a todas las facetas de nuestra vida)

Lo dejo por hoy que me estoy poniendo muy intensa y muy teórica y yo soy más de hacerlo que de decirlo…

Nota: Para hacer más “masticable” esta experiencia, voy a dividir el post en varias partes y, así, su lectura se hará más light, aunque tampoco utilice términos muy densos o de difícil comprensión… Por el momento, me planto aquí….

Cuando caen las 3… Part. I (by Eric)

conciertobolivarhall2

A veces la vida nos da de recuerdo el pañuelo que un día utilizamos para explicarnos torpemente a nosotros mismos, la vida…
Recuerdo una noche, madrugada calurosa donde ni las estatuas de la calle soportan el calor y se van a casa…
Esas que no sabes si pierdes más sudor en cada paso o más ganas de ahogarte en vino malo…. Aquella noche elegí, como siempre, lo segundo…
De mi memoria fracasada a golpes de besos malditos puedo sonsacar un recuerdo…
Caían las 3 de la mañana… todo me indicaba que aquella cena con vela y Lambrusco barato desembocaría en el más bello accidente de mi sexo entre sus piernas…
A veces Cupido y Lucifer juegan al escondite sobre tus cenizas y solo te permiten esconder tu única carta, en tu única noche…
Aquella era…sin duda… la noche…
Se hace difícil resbalar palabras húmedas por las comisuras de unos labios secos de beberse el desierto, grano a grano perdiendo el poco valor que a uno le queda a esas horas, entre humaredas de antiguo tabaco y acordes de un piano maltratado por las mismas manos 20 años… Allí estaba toreando borracho de valor, intentado la muerte súbita de ese cuerpo treintañero con minifalda de tablas sabiamente hundidas en el centro…

 

Tus nombres

8334

 

A veces te llamo suelo,

porque eres el lugar donde siempre me dejo la piel y me rompo los dientes.

Te llamo cielo, aunque no me gusta,

porque eres esa cometa que despliega mis ganas de volarte

cada vez que me das la espalda para dormir.

A veces te llamo en sueños, en llamas, en las nubes y en Babia;

te llamo de mil formas y sé que tú no vas a contestarme…

Lo ilógico sería que lo hicieses si ya no estás.

Con la mañana todavía pegada a la mirada,

te dedico mi primera sonrisa del día

para que sepas

que también existen silencios bonitos,

aunque no se prodiguen en mi boca,

que te dicen todo lo que necesitas oír sin palabras.

Esperar ser tu universo

cuando sólo soy ese trocito de cosmos que gatea por las vías,

deseando que no pase un tren que lo arroye,

es como seguirte de lejos con las pupilas bañadas en celos

y la razón oculta tras unas gafas sin graduar.

Estoy tan ciega queriéndote

que no se me ocurre mejor forma de autoengaño

que llorarte de risa cuando tu orilla parece separarse de mi piel.

Éste, es mi primer brote sin rima,

sin gracia, sin argumentos que te hagan regresar

y se ha quedado huérfano por no poder susurrarte al oído

que nuestras prisas eran el remedio

contra esa soledad que contagiamos de optimismo.

Restos del 9º naufragio

IMG_20160730_000702

Arrastro esa sonrisa desvelada a lo largo de las horas de un día que, como yo, no se detiene a esperar que la tomes de la mano y le prometas eternidades. Sabe tan bien como tú que para siempre es mucho tiempo y no quiere pedir limosnas. Mientras tanto pienso en todas esas formas en que intentamos resolver el puzzle de nuestros cuerpos y en cómo la madrugada desnudaba todo rastro de fatiga, dejando al descubierto sólo las ganas aceleradas por la inercia de un boca abajo tan provocador como prohibido.

Y te miro hacer autostop a mi aliento y agarrarte a sus curvas con la fuerza de un tornado que todo lo arrasa, con esa manía tan tuya de beberme el alma a sorbos largos y esa tendencia tan mía de creerme rehén de tu tibia irreverencia y adicta a todos tus ríos de tinta cuando desembocan en mi boca, cuando no puedes aguantar más y estallas rompiéndote en mil sobre mi pecho. Y te digo que me hagas verano con la escarcha resbalando por tus labios y tú, obediente, me susurras con ese tono de insomne atrevido palabras sucias que copulan con mis ganas de verte en blanco, rozándome el suelo con esa parte de ti incapaz de sentarse y mirar.

Y calculo inciertos en ese silencio que nos abriga los sudores, cuando tus manos me leen todas las metáforas que mi piel te brinda y despejo la niebla de tus zonas más grises para saciarte con recreos que tocan techo y van más allá de lo ilegal.

Mi cabeza ya no entiende de espacios vacíos porque tú rellenas cada hueco, ni de pozos sin fondo porque me has abierto los abismos, ni de tuercas pasadas de rosca porque tienen un número ilimitado de vueltas y jamás nos cansaremos de girar sobre sus ejes.

En mis labios todavía puedo notar los restos del naufrágio en ese océano que lleva tu nombre, el sabor de esos charcos de vainilla helada sobre tu espalda, la luz de una vela que intuye caricias sofocadas y ese fin del mundo escrito en tus ojos cuando te sumerges en mí y me atrapas la vida. En mis manos ya sólo queda el aroma de esos minutos en ON que destilas a tientas sobre mis caderas, de los gemidos que despilfarras cuando encallas en mi orilla, de tus avenidas que cruzo sin mirar y de todos los semáforos que me salto cuando te inyecto fuego en la garganta.

Y hoy, en esta madrugada vestida, mientras recojo todos los restos que me hicieron un poco más tuya… me pregunto cuándo volveré a naufragar…

La deuda (by Eric)

e8785cb4e3570d0f620f7a317f9dd003

Madrugada de Julio… las doce han caído ya desde mi reloj a un imaginario lago fresco donde alcanzar la hora bruja de la madrugada… ni un alma por las calles de este Madrid que aún me regala 30 grados con el sol acostado hace ya un buen rato… sólo mis pasos que juegan al tropiezo con las ganas que tengo de tu cuerpo ardiente… voy a saldar mi deuda…
En el deseo, las deudas de carne se pagan con gotas de éxtasis conseguido por el roce de mis sueños entre tus muslos… llego a tu portal… un tímido toque…sin palabras… sin susurros… tu respiración y la mía, son viejas conocidas del silencio… 100 escalones me separan del tibio éxtasis que recompensara mi sed…
La puerta entre abierta me conduce por la oscuridad fresca hasta reencontrarme con el olor a miel de tu cuello y de tus cabellos, enredados en tirabuzones que indican su final rozando tus senos…
Ese principio donde mi sed se convierte en agua que cae de mis labios y deja colgando una gota suave de dulce locura en el balcón de tus pechos…
La madrugada corre tras nuestros gemidos… ¡ilusa! cuando ella llegue, nosotros dormiremos ya la mañana y la deuda del deseo estará saldada…
No hay palabras cuando las letras que resbalan de mi sexo se convierten en oración dentro de tu sexo… largas prosas que más de un poeta loco, buscaría en las entrañas del mismísimo infierno para poder plasmarlas y luego… morir de pena.

Cuando me paro a pensarte…

Kitesurfen-schule-auf-Mallorca-edmkpollensa-1038x576

Eres esa inmunidad absoluta que me prometí alcanzar alguna vez; un cuerpo que ha hecho fracasar a mi intolerancia a la lactosa y adoctrinar sus remilgos hasta la comprensión. Y cuando me paro a pensarte descarrilo en las rectas porque mi sonrisa es demasiado curva y los pálpitos que resuenan un palmo más abajo de mi cintura sólo son malos consejos cuando se desprecian por falta de tiempo y valor.
Es verdad que la locura que atropella cada vida que me apuesto no sabe de limar asperezas, por eso sigo demente, por eso sigo narcotizando mis sueños despiertos en cada paso de cebra que cruzo sin mirar, por eso rompo mis costillas contra el silencio de tus espinas y te hago cierto, exacto y perfecto. Tan preciso como esas olas que remontas cuando huyes del hastío, de las voces de una ciudad que huele a fatiga y sudores tempranos, de la melancolía pintada en las aceras, en las farolas, en los poros de tu memoria cuando se empeña en hacerte bailar entre recuerdos fallecidos. Y despliegas tus alas rotas en forma de cometa y sientes el viento azotándote la nostalgia como si quisiese arrancarte todas las humedades del pasado y te notas vivo y capaz. Y, hoy, este presente que ves preñado de incógnitas por esa acérrima manía que tienes de vivir sin timón, sin anclas y sin banderas que te definan, se te antoja prometedor cuando presientes mi piel a escasos minutos de distancia y te dejas embaucar, otra vez, por el regusto de ese tacto ciego que te sabe a tanto y te deja los poros con ganas de más.
Eres el delito que nunca me canso de cometer, la fracción de tiempo que me dispara a ciegas entre las piernas y siempre acierta, el cauce que se desborda cuando todos mis afluentes le inundan. Y como una resaca de mar empañada en el espejo de algún bar, cuando todo me sale indecente y cuando el antro se vacía de gente y de risas, y yo imploro a alguno de mis musos que pueda alcanzar los talones de algún poeta callejero, reaparece tu sonrisa tras la espuma de mi cerveza y me envuelve todos los miedos y me desnuda el alma tan despacio que puedo notar como sube tu marea cuando te dejas naufragar en mí….